La semana pasada tenías la tarea de escribir las cosas que estás dispuesto/a a hacer y no hacer para perder peso. Esta semana te vas a dedicar a escribir las metas que vas a alcanzar. Este paso es sumamente importante y es algo que vas hacer todas las noches de aquí en adelante. Saltarse este paso es prepararse para el fracaso. Lo que no se escribe no se hace, simplemente porque pierde importancia y se olvida dentro de las mil y un cosas que tenemos que hacer.

Escribir metas no es fácil, es un habilidad que se adquiere con la práctica y que empezaremos a desarrollar desde hoy.

Entonces, ¿qué es una meta? Utilizaré la misma palabra para designarle sus características principales, y para que la uses como nemotecnia:

  • Medibles: Este carácter te permitirá poder evaluar tu progreso. En el caso que la meta no se alcance, podrás evaluar si tu esfuerzo y dedicación fueron suficientes, y saber exactamente dónde es que tienes que mejorar. Si no se puede medir, no se puede manejar.
  • Específicas: Las metas no pueden ser la luz al final del túnel, tienen que ser algo que puedes ver a una distancia no muy lejana. Una meta vaga da resultados imprecisos. Tu mente logrará la meta que se proponga. Si la meta es incompleta y difusa, tus resultados van a ser difusos e incompletos.
  • Tiempo: Tus metas deben tener caducidad. Si no tienen fecha de vencimiento durán por siempre y nunca se alcanzarán.
  • Alcanzables: Tus metas deben estar lo suficientemente lejos para que te esfuerces en alcanzarlas, pero tampoco al punto que generen desmotivación. Por otro lado, tampoco deben estar tan cercas que se logren con muy poco esfuerzo.
  • Saludables: Las metas deben tener un fin beneficioso, ya sea para ti o para otras personas. Recuerde que todo lo que uno hace, se le devuelve.

Una buena meta sería: “Quiero bajar 2 kilos esta de aquí a 8 días”.

Una mala meta sería: “Quiero bajar peso”.

Las metas que te propongas pueden ser a corto o largo plazo. Quiero que escribas 5 para cada una de ellas. Las metas a corto plazo (1 semana a un mes) deben ser más fáciles de cumplir que las de largo plazo. Estas de asegurarán que tengas éxitos seguidos los cuales son claves para mantener la motivación alta. Las metas a largo plazo (1 año o más) son las que nos van a dar el norte, son nuestra estrella polar, es a donde siempre debes estar enfocado.

Lee también  Suplementos para mujeres

Una vez planteadas las metas podemos trazar el camino que nos llevará a ellas. Las metas rara vez las alcanzamos solos, siempre necesitaremos la ayuda de alguien que nos ayude a levantar cuando nos caigamos. Identifica a las personas que te puedan ayudar. Muchas veces estas personas no pertenecen a nuestro círculo de amigos o familia. En muchos casos pueden ser los amigos y familia los que nos alejen de nuestras metas. El miedo al agua muchas veces es inculcado por los padres.

Una vez sepas qué y quién te va a ayudar a alcanzar tus metas, y qué y quién te aleja de ellas, entonces alcanzarás el éxito mucho más rápido.

Es claro que con el tiempo las metas pueden cambiar. Pueden cambiar porque ya las alcancé o por cualquier otro motivo. Esto está bien siempre y cuando no cambien con tanta frecuencia que al final, terminas sin lograr ninguna.

Haz una evaluación de tus puntos fuertes y tus puntos débiles para que de esta manera puedas crear metas más realistas. Recuerda que puedes modificar tus metas si consideras que estas son muy fáciles o muy difíciles. Una vez llegues a una de las metas, la cambias por una más difícil. Por ejemplo si ya lograste hacer 10 segundos de flotación, tu siguiente meta debe ser poder hacer 20 de hongo a flor sin tocar el piso. Con base a las metas que tienes, y los plazos que te pusiste puedes ver si estas progresando o no.

¿Cuáles son las metas que vas a escribir?

Para esta semana quiero que cojas un elemento de la lista de cosas que NO vas hacer o a renunciar, y dos cosas de la lista que tienes que cambiar. Por esta semana no quiero que incluyan nada de ejercicio. Quiero que se den cuenta que pueden perder peso sin tener que ejercitarse. La razón por la cual quiero esto es para que te des cuenta que la nutrición va a ser la clave para tu éxito en esta travesía, y que el ejercicio simplemente va a ser un medio para acelerar esos resultados. Quiero que tengan claro que el ejercicio es vital para muchas cosas, pero no para perder peso. La primera meta debe ser reducir o incrementar en alguna medida la cosa que NO vas a dejar o que no vas hacer: me explico.

Lee también  Entrenamiento de fuerza con pesos para perder grasa

Por ejemplo si te encanta el chocolate y comes chocolate todo el día, y sabes que es una de las cosas que te está engordando y que tienes en tu lista de cosas que no vas a dejar, entonces tu meta (en este caso será) puede ser: “voy a me comer una barra de chocolate solo los lunes, miércoles y sábado después de almuerzo”.

Por otro lado si tu meta es hacer más ejercicio o comer vas verduras tu meta sería: “me voy a comer una porción de fruta todos los días de esta semana a penas me levante.”

Recuerda que tu meta debe ser algo que sientas que puedes lograr, pero que en un grado de cueste.

Definición de Metas: Puntos claves

Esta es una lista de las cosas que tienes que hacer:

  • Escribir tus metas
  • Revisa constantemente tus metas. Mantenlas en un sitio accesible donde las puedas ver diariamente.
  • Sé específico. Anota exactamente qué es lo que quieres lograr (e.g. quiero perder 5 kilos en un mes).
  • Enfócate en las metas a corto plazo. Estas de ayudarán a crear momentum y generar un efecto de bola de nieve que te ayudará a cumplir tus metas a largo plazo. A medida que vas cumpliendo metas ve a la lista anterior y cambia a unas nuevas.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.