Vota este artículo

El mayor error que se suele cometer al querer conseguir músculo es tratar de imitar a los grandes culturistas. La mayoría de ellos entrenan de forma natural y además están genéticamente más preparados. Seguir sus rutinas no te hará necesariamente aumentar tu masa muscular de forma más rápida. Las personas normales necesitan otro tipo de rutina: una que construya músculo de forma rápida y te evite sobreentrenamiento físico y mental por querer hacer mucho ejercicio en muy poco tiempo. Aquí te mostramos cómo crear músculo.

En el mundo de la hipertrofia es muy frecuente encontrar atletas en potencia cuyas teorías sobre los entrenamientos no dejan de sorprender. Y esto resulta bastante entendible, ya que entre expertos y deportistas de élite también hay muchas discrepancias con respecto a cómo optimizar la “subida de volumen muscular” o hipertrofia. Una vez sabido esto, pensando con lógica más que con conocimiento, cuando el músculo realmente crece es cuando se repara. Si el músculo sufre una determinada carga y se ve dañado, se reparará y, para la próxima carga, habrá más y mejores fibras musculares.

La clave es saber cuántas repeticiones y qué tipo de entrenamiento hay que hacer para garantizar el crecimiento muscular. Bien, lo necesario no es cantidad, sino calidad del entrenamiento. De poco me sirve hacer 5 o 6 ejercicios de 12 repeticiones en cada serie si no voy a dañar el músculo. Incluso haciendo dos ejercicios yendo al fallo en todas y cada una de esas series, el resultado sería más efectivo.

Cuando hacemos un ejercicio como es por ejemplo el Press de Banca, ¿Cómo sufrirá más el músculo?

Haciendo 5 series de 12,12,10,10 repeticiones a un 70-85% de 1RM.

Haciendo 3 series al fallo, trabajando casi al 100% en cada repetición.

La respuesta es la segunda opción. Aunque yo haga tan solo 5 repeticiones, el daño muscular es tan grande y el estrés ha sido tal, que al músculo no le da tiempo a recibir todo el oxígeno y sangre necesarios y comienza a generar lactato. Los tiempos de recuperación deben ser más bien largos que cortos, pero para hipertrofiar al máximo, el sistema a seguir es muchísimo peso e ir al fallo en cada serie, ya que la intención de la persona que levanta la carga es ir rápido, pero el músculo sube más despacio.

Cuando nos referimos a hipertrofia, entendemos que es el aumento del volumen de la masa muscular. Este entrenamiento es, probablemente, el más popular entre los usuarios varones fitness amateurs a nivel mundial, ya que estéticamente proporciona muchos resultados. Pero hay algo que se debe conocer sobre los tipos de hipertrofia:

Tipos de Hipertrofia

Hipertrofia sarcoplamática: La más estética pero menos eficiente a la hora de ganar fuerza. De hecho, consiste en el aumento del volumen del plasma muscular (agua en mayor medida) y muy poco aumento de fibras musculares. Sabremos cuándo hemos estado bajo este tipo de hipertrofia cuando nuestro sistema de ejercicios de pesas haya sido excesivamente concéntrico, es decir, cuando al levantar un peso ejerzo mucha fuerza pero no soy capaz de aguantar ese peso para bajarlo, contra la gravedad.

Consecuencia: Los músculos aparecen más hinchados y estéticamente nos vemos fuertes, pero no somos capaces de dar la talla en cuanto a fuerza útil.

Hipertrofia sarcomérica: La más útil para atletas y deportistas cuya función es ejecutar la fuerza útil. Consiste en el aumento de las fibras musculares y escaso aumento de plasma muscular. Sabremos cuándo hemos estado bajo este tipo de hipertrofia si al comenzar el entrenamiento excéntrico notamos muchas agujetas al día siguiente, y si vemos que, con el tiempo, conseguimos levantar muchísimo más peso que de costumbre. El entrenamiento excéntrico es luchar contra la fuerza de la gravedad a la hora de ir contra un peso (rompemos fibras musculares). Consecuencias: Los músculos no tienen la misma textura que con el otro modelo de hipertrofia, pero seremos mucho más fuertes.

 

Trucos para aumentar masa muscular

1. Ponte más fuerte. Más fuerza es igual a más músculo. Haz entrenamientos de fuerza. Recomendamos levantamiento de peso, ya que te permite empezar suave e ir añadiendo peso progresivamente. Los ejercicios con tu propio peso corporal también valen.

Lee también  Cómo hacer peso muerto: la técnica correcta

Levantamiento de peso. Empieza con la barra vacía, sin pesas, y aprende la técnica correcta de los ejercicios. Añade peso en los progresivos entrenamientos para hacer que tu cuerpo no se acostumbre al peso que ya levantas.

Calistenia. Flexiones, dominadas, fondos en paralelas, abdominales crunch, etc. Una vez que puedas hacerlos fácilmente, cambia a una variante más difícil o añade peso.

2. Usa pesos libres. Gracias a las barras, puedes levantar los pesos más grandes. Más peso significa más estrés, y por tanto, más músculo. Las mancuernas están muy bien para ejercicios auxiliares, pero no para usarlas en los ejercicios centrales. No les hagas caso a las máquinas: aléjate de ellas.

Seguridad. Las máquinas te obligan a realizar movimientos no naturales que pueden causarte lesiones, mientras que los movimientos con pesos libres son más naturales.
Eficiencia. Los pesos libres te obligan a controlar y equilibrar el peso. Esto hace que te crezca más músculo que las máquinas, que equilibran el peso por ti.

Funcionalidad. La fuerza que desarrollas con las máquinas no es aplicable a los pesos libres o a la vida real: no hay máquinas que equilibren el peso en la vida real.

Versatilidad. Puedes hacer cientos de ejercicios simplemente con 1 barra. Esto te ahorra mucho dinero y espacio, especialmente si quieres hacer un gimnasio en tu casa.

3. Haz ejercicios compuestos. No imites a los culturistas de élite. Los ejercicios de aislamiento están bien cuando ya has construido una buena base de fuerza y de masa muscular; pero si estás empezando a construir músculo, los ejercicios que trabajan varios músculos a la vez son mejores.

Nada de curls de bíceps sin fin. En su lugar, haz dominadas con agarre prono y supino y remo con barra.
Cambia los ejercicios de tríceps. En su lugar, haz press de banca, press militar, fondos en paralelas…
Nada de extensiones de piernas. En vez de eso, haz sentadillas y peso muerto.

4. Entrena las piernas. Las sentadillas trabajan el cuerpo entero: son el ejercicio más importante. Te verás totalmente diferente cuando consigas levantar el 150% de tu peso corporal. Todos los músculos trabajan con las sentadillas y el peso muerto. Trabajan todo tu cuerpo como una sola pieza y te permiten levantar mucho peso. No pierdas el tiempo con curls de bíceps. Cuando puedas hacer sentadillas y peso muerto con mucho peso, verás que tus brazos son más grandes que antes.

5. Haz rutinas para todo tu cuerpo. No te compares con los culturistas de élite. Los ejercicios de aislamiento son correctos, pero sólo cuando ya llevas tiempo trabajando con ejercicios básicos: es decir, cuando puedas hacer sentadillas con el 150% de tu peso corporal.

¿No puedes hacer sentadillas con tantos kilos, o nunca has hecho sentadillas? Lee la rutina StrongLifts 5×5. Sólo te llevará 45 minutos al día, 3 días a la semana. Incluye ejercicios compuestos como las sentadillas, peso muerto, press de banca, remo con barra, press militar, dominadas, fondos en paralelas, etc.

6. Recupérate. Los atletas de competición entrenan 5-6 veces a la semana; pero no empezaron tan duro desde el principio. Fueron añadiendo entrenamientos una vez que se hicieron más grandes y fuertes. Si te empeñas en seguir sus rutinas, caerás en el sobreentrenamiento. Como principiante que eres, necesitas más tiempo para recuperarte.

7. Descansa. Los músculos crecen cuando descansas, no cuando entrenas. Empieza con 3 entrenamientos a la semana y céntrate en la intensidad, no en el tiempo que echas en el gimnasio.

8. Duerme. La hormona de crecimiento trabaja cuando duermes, y por tanto es cuando construye el músculo. Tienes que dormir unas 8 horas diarias. Incluso puedes permitirte una cabezada después del entrenamiento.

9. Bebe agua. No te deshidrates y ayuda a tus músculos a recuperarse. Bebe dos vasos de agua con cada comida y bebe constantemente agua mientras entrenas.

10. Come. “Come como un caballo, duerme como un bebé, crece como una bestia”. Tus entrenamientos serán inútiles si no comes lo suficiente.

11. Come de forma equilibrada. Conseguirás reducir tu grasa corporal de forma que los músculos que has conseguido se vean mejor. Las vitaminas y minerales te ayudarán a recuperarte. Come de forma equilibrada el 90% del tiempo.

  • Proteínas: Carne, aves, pescado, proteína de suero, huevos, leche…
  • Carbohidratos: Arroz integral, copos de avena, pasta integral…
  • Verduras: Espinacas, brócoli, tomates, lechuga, zanahoria…
  • Frutas: Plátanos, naranjas, manzanas, piña, peras…
  • Grasas: Aceite de oliva, aceite de pescado, frutos secos…
Lee también  Suplementos intra-entrenamiento

12. Come más. Necesitas comida para conseguir energía y para que tus músculos se recuperen y crezcan. Además, mientras más seguido comas, más se acelerará tu metabolismo, ayudándote a perder grasa.

Desayuno. Come desde el primer momento del día. Aprende cómo habituarte a comer un buen desayuno.
Post-entrenamiento. Come proteínas y carbohidratos después del entrenamiento para que tus músculos se recuperen y repongan las reservas de energía.
Come cada 3 horas. Lo ideal son 6 comidas al día. Esto proporciona a tus músculos una buena cantidad de proteínas, acelerando el proceso de recuperación y crecimiento y el metabolismo.

13. Gana peso. Nunca vas a parecer musculoso si pesas 60 kilos y mides 1,80. Sigue estos consejos si eres una persona a la que le cuesta conseguir peso:

  • Come alimentos calóricos. 100 gramos de espinacas son sólo 25 kilocalorías, pero 100 gramos de arroz son 380. Come pasta, copos de avena, aceite de oliva, frutos secos, etc.
    Ponte más fuerte. Aumenta tus sentadillas hasta que al menos puedas levantar el 150% de tu peso corporal en una repetición y hasta que puedas levantar el 200% en peso muerto. Más fuerza es igual a más músculo.
  • Bebe leche entera. Si no te importa coger algo de grasa, bebe 4 litros diarios de leche. Combinándolo con 3 sesiones semanales de sentadillas, puedes ganar 10 kilos en un mes.

14. Come proteínas. Necesitas 2-3 gramos diarios de proteína por cada kilo que peses para mantener y aumentar tu masa muscular. Come proteínas en cada comida.

  • Carne roja. Filetes, res, bovino…
  • Aves. Pechuga de pollo, pavo, pato…
  • Pescado. Atún, salmón, sardinas, caballa…
  • Huevos. Cómete también la yema: está llena de vitaminas.
  • Lácteos. Leche, queso, yogur…

¿Cuántas calorías necesitas para ganar músculo y/o perder grasa?

Por qué comer poco es malo. Tu cuerpo necesita energía para realizar el entrenamiento de fuerza, el cardio, el levantamiento de peso, andar, dormir, hacer la digestión, etc. Esta energía proviene de lo que comes. Las calorías de la comida son el combustible de tu cuerpo. Por tanto, no comer es malo por varias razones:

  1. Pérdida de fuerza. Tu cuerpo no recibe la energía necesaria para el esfuerzo físico que realizas. Por tanto, te sentirás cansado y débil en el gimnasio y durante todo el día.
  2. Acumulación de grasa. La grasa es el almacenamiento de emergencia de tu cuerpo, y es lo último que consume para conseguir energía. Tu cuerpo quemará antes tu músculo para obtener la energía que necesita si no comes bien. Te pondrás delgado pero flácido.
  3. Pérdida de músculo. La pérdida de músculo es a causa de la pérdida de músculo, no de grasa. La cantidad de músculo que pierdes es igual que la cantidad de grasa que acumulas.

¿Cuántas calorías necesitas?

Nadie puede decirte cuántas calorías necesitas. Eso dependerá de tu masa muscular, peso corporal, el nivel de actividad, etc. Empieza consumiendo tu peso corporal en kilos x 40 kilocalorías diarias y observa el resultado.

Ganar peso. Si lo que quieres es ganar peso, prueba tu peso corporal en kilos x 50 kilocalorías al día. Pésate cada semana. Sigue comiendo la misma cantidad de calorías si ganas peso. Si no, añade 500 kilocalorías más al día. Repite esto hasta que hayas conseguido tu peso.

Perder peso. Si lo que quieres es perder peso, prueba tu peso corporal en kilos x 35 kilocalorías al día. Mide tu grasa corporal cada semana con un calípero de grasa. Come la misma cantidad de calorías si ves que vas perdiendo grasa. Si no la pierdes, quita 500 kilocalorías diarias.

Ejemplos. 4000 kilocalorías al día están bien si pesas 100 kilos y haces deporte y comes de forma saludable. Yo peso 60 kilos, como sano y entreno tres veces a la semana; por tanto, trato de comer 3000 kilocalorías al día para ganar un poco de peso.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.