Pollo con piña al curry
Vota este artículo

Entre semana me toca comer de tupper y uno de mis platos favoritos para llevar a la oficina es el pollo con piña al curry, un plato muy completo y equilibrado ya que de un solo golpe estamos tomando verdura y a la vez proteína proveniente del pollo. Además para hacer el plato aun más completo y más lleno de energía podemos acompañarlo con arroz blanco, el complemento ideal.

Ingredientes

  • 1 o 2 pechugas de pollo
  • Medio pimiento rojo
  • Medio pimiento verde
  • Media cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 gajo de ajo picado
  • 2 rojadas de piña natural
  • Medio vaso de zumo de piña natural
  • 1/4 de vaso de agua
  • Un poco de sal
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 1 cuchadara de curry en polvo
  • Jengibre en polvo (opcional)

Cogemos las pechugas de pollo y las troceamos o las hacemos en tiras, como más nos guste. Por otro lado cogemos el pimiento rojo, el verde y la zanahoria y los troceamos. Picamos el ajo y con la cebolla, dependiendo de si nos gusta o no, podemos hacerla en trozos como con las demás verduras o picarla como el ajo. La piña puede ser de lata o natural pero mejor que no sea en almíbar. Si es de lata el zumo puede ser el mismo que va en la lata, sino debemos elegir un zumo sin azúcar añadido para evitar sumar azúcar innecesario a nuestro plato.

Una vez preparados los ingredientes ponemos una cacerola pequeña o mediana a fuego medio-alto con el aceite de oliva y echamos el ajo y la cebolla. Cuando la mezcla empiece a dorarse echamos el pollo, removemos suavemente y esperamos a que coja color, en ese momento echamos el resto de ingredientes y removemos para mezclarlo todo. Si queremos darle un toque especial podemos añadir una pizca de jengibre en polvo, e insisto en lo de la pizca porque con muy poquito da mucho sabor y si nos pasamos podemos arruinar el plato.

Lee también:  Receta Pollo Altamira

Dejamos a fuego medio hasta que el zumo reduzca y quede muy poco líquido aunque podemos ir añadiendo más zumo si vemos que se queda muy seco; esto suelen ser entre 15 y 25 minutos, dependiendo de la cantidad de ingredientes que hayamos añadido.

Para que el pollo coja todo el sabor es recomendable dejar reposar en la cacerola una media hora antes de comerlo y si es más, mejor, de hecho es un buen plato para llevar de tupper porque al día siguiente incluso está mejor que hecho al momento.

Así que ya sabéis, si queréis un plato completo, rico y saludable no dudéis en hacerlo!

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.