Propiedades del cardo mariano (silimarina)
5 (100%) 2 votos

El cardo Mariano es una planta muy conocida en el mundo natural, sobre todo por ser beneficioso para el  hígado. Pero tiene multitud de efectos positivos para el cuerpo que son menos conocidos, como por ejemplo para combatir la diabetes o el colesterol. La silimarina es una planta nativa de Europa y Asia de la familia Asteraceae (familia del girasol). Sus hojas son verde oscuro, grandes y espinosas. Crece hasta 1,5 y 3 metros de altura. Una vez rotas, las hojas y el tallo de esta planta filtra una savia lechosa. 

A esta planta también se la conoce como cardo lechal, mariana, cardo cabrero, cardancho, escarciles, penca o cardo pinto, y su nombre científico es Silybum marianum. El cardo mariano pertenece a la familia de las asteráceas y se encuentra dentro del grupo de plantas que no viven durante todo el año, solo en una época determinada, en primavera.  Su aspecto es el de una planta con grandes flores púrpuras y con pinchos curvados y los frutos tienen una tonalidad negra o gris. El cardo mariano es rico en antioxidantes, así que ayuda a la regeneración celular del hígado, crea nuevas células para que el hígado funcione bien.

La silimarina se usa como un fármaco de plantas desde el siglo IV a.C., por ello, su empleo en el tratamiento de enfermedades hepatobiliares se remonta al siglo XVIII. Desde ese momento, se tenía conocimiento de que la silimarina actuaba sobre el hígado y la bilis. No obstante, los usos de la silimarina pueden ser empleados para la bronquitis y como sustituto del café. Es el componente activo del cardo mariano, encargado de la protección del hígado. La silimarina pertenece a los flavonoides (silibinina, silidianina y silicristina), y su función es arreglar las células del hígado que son dañadas debido al exceso de sustancias tóxicas, como el alcohol.

El hígado es un órgano importante del cuerpo que hay cuidar, ya que es el responsable de purificar y limpiar la sangre. El hígado es nuestra defensa frente a los tóxicos que ingerimos o a otros factores  medioambientales. Si las toxinas se acumulan en nuestro cuerpo, el  hígado se inflama y esto nos causa sensación de letargo y agotamiento. El hígado puede debilitarse al metabolizar esas sustancias tóxicas y al final podemos llegar a tener el problema del hígado graso, provocando que este órgano no pueda realizar sus funciones con normalidad.

Lee también:  L-Ornitina: qué es, efectos y cómo tomar

Por eso el cardo mariano es tan interesante y necesario para el hígado, esta planta contiene un enzima llamada silimarina que sirve para combatir esos efectos tóxicos que se pueden producir en el cuerpo. De esta manera reduce los daños hepáticos causados por alguna enfermedad, como la hepatitis C.

El cardo mariano limpia al hígado de las sustancias tóxicas generadas por el organismo y además estimula la producción de una sustancia llamada glutatión, que es un desintoxicante de las células del estómago, el hígado y los intestinos.

Esta planta ayuda a la protección y regeneración del hígado y de la vesícula biliar, sobre todo si se padece de estas enfermedades, como la hepatitis, la cirrosis o el alcoholismo. Si tienes hepatitis el cardo mariano puede beneficiarte, ya que con el enzima silimarina puede estimular la regeneración del hígado y evitar que las células se enfermen.  También, si tienes cirrosis esta planta no puede curar la enfermedad, pero puede ayudar a regenerar las células dañadas y frenar la progresión de la cirrosis.

Beneficios del cardo mariano

Ya hemos visto que el cardo mariano es muy beneficioso para el hígado, pero se ha descubierto que esta planta también puede ayudar con otras enfermedades. Esta planta posee compuestos químicos que pueden reducir el riesgo de cierto tipo de cáncer. Esos compuestos químicos pueden tener efectos sobre las células cancerígenas y evitar el avance de la enfermedad o reducir el flujo sanguíneo a los tumores.

El cardo mariano es capaz de producir nuevas células en el hígado, protegiéndolas y recuperándolas. Alcohólicos y atletas que hacen mucho uso de suplementos que sobrecargan el hígado, por poner un ejemplo, pueden encontrar en esta planta un tratamiento para esta tensión.

Además, según algunas investigaciones el cardo mariano puede ayudar a combatir la diabetes. Esta planta mejora los niveles de glucemia en sangre, siendo muy útil para los diabéticos. También, mejora los niveles de colesterol, si consumes regularmente cardo mariano puede bajar el nivel de colesterol malo. Esta planta también ayuda a mejorar la dispepsia.

El cardo mariano protege a nuestro organismo de picaduras de insectos y disminuye el exceso de hierro que genera nuestro organismo. Esta planta, además, ayuda a aliviar los problemas menstruales, porque favorece la circulación abdominal y genital. Otra de las ventajas del cardo mariano es su poder antioxidante y antienvejecimiento,  es hasta 10 veces superior a la vitamina E. Y también posee efecto laxante, perfecto para tratar los problemas de estreñimiento.

Contraindicaciones del cardo mariano

Aunque el cardo mariano es muy beneficioso, hay que tener en cuenta que puede ocasionar algunos efectos secundarios. Las personas que sufren hipertensión no deberían tomar esta planta ya que tiene un efecto hipertensor. Así que deberían eliminar esta planta de sus dietas y buscar otras alternativas.

Lee también:  Propiedades de la caseína micelar

También, puede causar problemas intestinales tras consumirlo por su alto contenido en nitrato. El cardo mariano puede provocar reacciones alérgicas a personas que sean hipersensibles a esta planta. Además, como puede alterar los niveles de glucosa los diabéticos tienen que tener cuidado, aunque pueda ser beneficioso para ellos, sobre todo cuando estén tomando medicación para controlar los niveles de azúcar, ya que puede potenciar mucho los efectos.

Hay que tener especial cuidado al combinar otros fármacos con el cardo mariano, porque  pueden formarse sustancias tóxicas en el cuerpo. Por eso antes de tomar esta planta hay que acudir a un médico, sobre todo aquellas personas que se encuentran en tratamiento médico para el hígado. Esta planta tampoco se puede tomar a la vez con el ibuprofeno.

Antes se utilizaba el cardo mariano para aumentar la leche de las lactantes, pero no existen pruebas suficientes para confirmar su eficacia, por eso no se recomienda esta planta durante el embarazo o la lactancia.

¿Cómo se consume esta planta?

Si te gustan las infusiones puedes machacar las raíces, tallos y el jugo de sus hojas, previamente lavadas, hervirlas en una olla durante unos minutos y dejar reposar. O comprar la infusión ya preparada. Aunque si no te gustan las infusiones, entonces es mejor consumirla en cápsulas que son más fáciles de tomar.

Muchos especialistas aconsejan la ingesta de pastillas de cardo mariano, recomendando una cantidad diaria de 420 mg, siendo los comprimidos de 140 mg normalmente. Esta dosis se aconseja para personas que padecen de enfermedades hepáticas que aún están en desarrollo, como la cirrosis. El tiempo indicado de consumo es de ocho a doce semanas. Tras este periodo, se puede reducir la dosis hasta 280 mg al día.

También se pueden realizar infusiones con las semillas, de 12 a 15 gramos. No obstante, esta práctica no es tan indicada porque la silimarina no se diluye en agua.

Las plantas medicinales son una gran alternativa para mejorar y prevenir muchos problemas de salud, frente a los medicamentos, pero  no hay que esperar milagros. Las plantas naturales sirven para prevenir cualquier enfermedad, pero no curan al 100%, por eso no hay que esperar a estar enfermos para comenzar a cuidarse. La prevención es la mejor solución a los problemas de salud.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.