Protectores Hepáticos: conoce sus funciones
Vota este artículo

Cuando se trata del correcto funcionamiento del organismo, el hígado tiene una enorme importancia ya que es el encargado de la depuración de las toxinas que circulan por todo el cuerpo, logrando así mantener un estado saludable mediante enzimas y proteínas.

Esta importancia hace aún más preocupante el hecho de que en ocasiones pueda disminuir la eficacia de este órgano esencial, y para prevenir que esto suceda se recomienda la suplementación con protectores hepáticos que eviten y restauren el daño que pueda estar sufriendo el hígado.

¿Cómo funcionan?

Gran parte de todos estos protectores existentes en el mercado se encuentran elaborados con un ingrediente en particular, el cual es un potente flavonoide que lleva por nombre silimarina. Este compuesto se hallaba desde la antigüedad en esta planta y es lo que se utiliza habitualmente en este tipo de productos. La importancia de estos suplementos radica en minimizar los efectos indeseables al hígado provenientes de estas sustancias. Ya que si el hígado se sobrecarga a causa de medicamentos, trabajo o una mala alimentación se ve comprometido todo el funcionamiento del cuerpo.

¿Debo tomarlos si no tengo problemas en el higado?

Esto dependerá de nuestra dieta y si tomamos sustancias que sepamos que pueden producir problemas a nivel hepático. En estos casos se recomienda la suplementación preventiva como protección.

Suplementos para el higado más conocidos

Vamos a ver un poco más en profundidad los protectores hepáticos más importantes que existen actualmente:

  • Colina y trimetilglicina (betaína): además de tener diferentes propiedades beneficiosas para el organismo, también ayudan a proteger el hígado y evitar la acumulación de grasa. Estos actuan aumentando los niveles de S-adenosil metionina, un compuesto natural que se encuentra en casi todos los tejidos y fluidos de nuestro cuerpo. La enfermedad del hígado graso está asociada a bajos niveles de s adenosilmetionina.

Se recomienda tomar entre 250 y 500mg de bitartrado de colina al día, y entre 500 y 1000mg de trimetilglicina al día como dosis efectiva.

  • La silimarina (Silybum marianum): este suplemento como bien hace referencia, tiene como principio activo la silimarina, que se le atribuye como función principal la protección del hígado. El cardo mariano actúa como un anti-inflamatorio estabilizador de aquellas células cuya membrana se encuentra lesionada, lo que lleva a una mayor protección de la gandula hepática y logrando la recuperación de estas células. También está relacionada con la protección del ADN y la mejora de la síntesis proteica en el hígado, además de antioxidante, hipocolesterolemiante e hipoglucémico. A la silimarina se le otorga un uso terapéutico para tratar todas las lesiones de origen toxico-metabólico, entre estas se encuentran aquellas que son causadas por la ingesta de medicamentos tóxicos para el hígado o el consumo excesivo de alcohol. Tiene otras sustancias que resultan de interés medicinal como la Silibinina, Silydianina y la Silychristina.
Lee también:  L-Carnitina: Beneficios y Propiedades

Se recomienda tomar entre 400 y 1000mg, y en caso de estar haciendo uso de anabolizantes se recomienda aumentar levemente la dosis entre 1000 y 1500 mg.

  • N-acetilcisteína: este es otro de los suplementos más utilizados y largamente demostrados. Se relaciona directamente con la eliminación de los radicales libres, como un potente antioxidante que ayuda al funcionamiento de todo el organismo y por supuesto del hígado. Este ayuda a mejorar los niveles de glutatión y prevenir de enfermedades relacionadas. Además, se le atribuyen los siguientes beneficios como son:
    • Facilita la adaptación post-entreno y el daño oxidativo ocasionado durante el ejercicio.
    • Utilizado en el tratamiento de la intoxicación en caso de sobredosis. También se usa en intoxicaciones con medicamentos como el paracetamol.
    • Estimula las defensas del organismo.
    • Facilita la disminución de los niveles de colesterol.
    • Mejora la recuperación muscular, reduciendo la fatiga.
    • Se especula también que este suplemento juegue un papel importante en la secreción de cortisol evitando que se produzca el pico elevado de catabolismo.

La dosis de acetil-cisteína es de aproximadamente 750-1000 mg al día.

  • Glutation: es uno de los suplementos estrellas de los protectores hepáticos, puede encontrarse de diversas formas; oral, intravenosa e intramuscular, habiéndose demostrado que esta dos últimas representan la mejor forma de administrarlo para que sea realmente eficiente. Este compuesto es un potente antioxidante, cuya función principal consiste en eliminar los radicales libres exógenos y endógenos. Es una buena opción para reducir la fatiga muscular post-entreno, es un facilitador de la quema de grasa, entre otros beneficios que no son exclusivamente hepáticos. Su dosis se da generalmente en ampollas de 600 mg en solución de 4ml, requiriéndose una dosis de dos ampollas semanales. Algunos suplementos como el Nutrytec Dephepat, el Organ Shield y el Perfect Cycle son utilizados como potentes protectores hepáticos, diseñados especialmente para la protección y la restauración de las células hepáticas. De esta forma la función del hígado se ve apoyada y restaurando su eficiencia.
Lee también:  Niacina: qué es y qué beneficios nos aporta en el deporte

Como productos podemos destacar Liv-52. Este producto es utilizado principalmente en la desintoxicación del hígado, siendo uno de los protectores hepáticos cuya eficacia más se ha comprobado, especialmente en el tratamiento de cirrosis, malnutrición, alcoholismo y hepato-toxicidad en general. En este caso la toma puede dividirse en dos comprimidos durante tres veces al día.

liv52

Consideraciones a tener en cuenta

Antes de iniciar cualquier ciclo es importante un análisis de sangre previo, para verificar que todo se encuentra correctamente.  Tampoco se recomienda utilizar varios grupos de protectores hepáticos a la vez, todos estos tienen la misma función por lo que solo debe hacerse uso de uno de ellos.

Otra consideración a tener en cuenta, es que la presión arterial puede verse alterada por lo que se recomienda mantener un control de esta, de al menos 2 veces por semana. Un ejemplo es tener un diurético a la mano en caso de que la tensión se vea elevada drásticamente.

Todos los deportistas que no hagan uso de esteroides anabolizantes o dopantes, no deben presentar un daño hepático significativo a causa del ejercicio físico, por lo que en caso de observar una elevación de las transaminansas o bilirrubina en sangre es necesario realizar un estudio para descartar cualquier posible enfermedad. Esto no quiere decir que no puedan acompañar también su dieta con un limpiador hepático que mejore las funciones del hígado y les ayude a mantenerse en un estado más saludable.

¿Por qué es tan importante en el mundo del culturismo?

No es un secreto que en este medio se hace un amplio uso de anabolizantes que mejoren la formación del musculo y el rendimiento durante los entrenamientos, sin embargo es bien sabido que estos tienen efectos secundarios, principalmente el daño hepático.

Esto es fácil de apreciar ya que al estar bajo suplementación anabólica se aumentan las transaminasas, y la bilirrubina como señal de que células hepáticas se están destruyendo y llegan al torrente sanguíneo. Para evitar la hepatotoxicidad muchos culturistas toman hepatoprotectores, ya que eliminar el uso de anabolizantes no es una opción aceptable para la mayoría.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.