300x250 fitness
Tarta de queso light express
5 (100%) 1 voto

Y básicamente la idea de esta receta surge de mi pasión por la tarta de queso y en especial por el relleno de la tarta de queso. La cobertura de frutas del bosque que suelen poner de topping no me entusiasma y en ciertas ocasiones la base estropea o nubla el sabor de una magnífica crema de queso, al igual que el topping. Justo por eso me dije a mi misma ¿y por qué no hago una tarta de queso sin base ni topping? Pues dicho y hecho.

Después de buscar varias recetas en versión fit y finalmente tras ver varias me quedé con una mezcla y con muchas de las ideas y consejos de sus creadores. Para la elaboración he utilizado queso crema light para untar tipo Philadelphia. Aunque podemos usar el queso Philadelphia Light en el mercado podemos encontrar otras marcas con menos calorías y de los que menos calorías tienen es el de la marca Goldessa de Lidl, con tan solo 102kcal por 100 gramos (frente a los 178kcal del Philadelphia Light o las 280kcal de la versión normal) y que tiene además un excelente precio, si no recuerdo mal no supera los 70 céntimos de euro la tarrina de 200 gramos.

Ingredientes (2-3 raciones)

  • 200 gramos de queso en crema light (tipo Philadelphia, de untar)
  • 4 láminas de gelatina neutra
  • 100 ml de queso fresco batido 0%
  • Aroma de vainilla (unas gotas)
  • Edulcorante líquido al gusto

Utensilios

Una fuente poco profunda pequeña, un microondas y una nevera

Elaboración

La elaboración es sencillísima. En primer lugar disolvemos las láminas de gelatina en agua muy caliente (podemos calentar 1/4 de vaso de agua en el micro simplemente) y una vez disuelta añadimos el queso en crema, el queso batido, el edulcorante y unas gotas de aroma de vainilla, muy pocas para no quitarle el sabor a queso.

Mezclamos todo con ayuda de unas varillas, no hace falta la batidora, y dejamos reposar en la nevera unas 4 horas. Os aconsejo que uséis un molde pequeño ya que las cantidades con las que hacemos la receta son apenas para 3 raciones pequeñas. Yo usé un tupper de cristal rectangular que me hizo el servicio ya que todos mis moldes eran grandes. Eso sí, no intentéis desmoldar la tarta si usáis un molde no desmontable, la tarta se queda pegada al molde y si intentamos desmoldar solo vamos a encontrar destrucción. Así que simplemente coger la cantidad deseada cuando la vayáis a comer y sacarla del molde con mucho cuidado con ayuda de una paleta para tartas.

El sabor es ligeramente más ácido que el de un cheesecake de toda la vida pero su cremosidad es similar. Quizá me quedé algo corta con el edulcorante pero aun así me gustó el resultado y es por ello que si buscáis una alternativa más saludable a la tarta de queso, en especial al relleno de la tarta de queso, aquí os dejo esta receta.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.