300x250 fitness
Técnicas correctivas de kinesiotaping y formas de aplicación
4.7 (93.33%) 3 votos

Formas de aplicación de las vendas neuromusculares

La más grande ventaja que tiene el kinesiotaping es la posibilidad de combinar diferentes técnicas dependiendo la dolencia que se quiere tratar, complementándose entre ellas para dar mejores resultados. Esto permite llevar a cabo un tratamiento bastante completo, en el cual se pueden influenciar diferentes estructuras y procesos, ayudando de una manera más efectiva en la auto-curación del organismo.

Por otro lado, los vendajes neuromusculares pueden ser cortados para adatarse a la zona afectada según la orientación del músculo. Aunque son seis las formas más utilizadas, los especialistas también tienen la opción de crear nuevas variantes según las necesidades del paciente.

 

tipos de corte vendas neuromusculares

 

  • Corte en “I”: Es el tipo de corte más común, y es indicado para focalizar la tensión de la venda en una parte específica.
  • Corte en “Y”: La bifurcación en uno de los extremos permite dispersar la tensión en dos direcciones. Aunque el estímulo sobre la piel y los músculos es disminuido, brinda la ventaja de abarcar una mayor área, distribuyendo el efecto analgésico y circulatorio.
  • Corte en “X”: La sección central cumple la misma función que en el corte en “I”, focalizando el estímulo directamente en una parte del tejido. Mientras que las ramificaciones en los extremos actúan hacia cuatro puntos diferentes.
  • Corte en abanico: Este tipo de corte es bastante utilizado para cubrir completamente una articulación, ya que permite distribuir el estímulo hacia diferentes direcciones.
  • Corte en red: Muy utilizado en tratamientos sobre zonas dolorosas, permitiendo corregir espacios musculares específicos y activar el drenaje linfático. Su objetivo es que la tensión se enfoque en la parte central.
  • Corte en dona: Tal como el anterior, este corte también es empleado en caso de zonas que presentan dolores agudos, la diferencia es que hay una mayor presencia del material en la parte central, haciendo que el estímulo sea mayor.

Cortar las vendas neuromusculares para que tengan alguna de las formas antes detalladas es un proceso bastante sencillo, solo siendo necesario utilizar unas buenas tijeras.

La lista de combinaciones utilizando estas formas es muy extensa, pero en todos los casos es esencial que el especialista realice el diagnóstico adecuado para detectar el problema principal y luego pasar a los síntomas colaterales que se están presentando. El efecto que se busca conseguir puede tomar solo una sesión, en el mejor de los casos, pero en muchas circunstancias será necesario realizar varias sesiones hasta conseguir el resultado deseado.

La mayoría de tratamientos puede emplear varias de las formas antes descritas, no presentando inconvenientes al momento de ubicar una encima de la otra. No obstante, existe una regla que siempre debe ser respetada, y consiste en priorizar la aplicación de la venda que se encargará del drenaje linfático, en caso exista presencia de un edema.

Los vendajes neuromusculares pueden adherirse en casi cualquier parte del cuerpo, haciéndolos sumamente versátiles al momento de tratar una lesión o dolencia muscular. Esto ha permitido que siempre estén desarrollándose nuevas técnicas y métodos, por lo que es muy importante tener en claro en qué zonas son más utilizados. Asimismo, el kinesiotaping representa una de las terapias que mejor se complementa con otros recursos fisioterapéuticos, solo estando limitada por la habilidad del especialista. Aunque las técnicas básicas pueden parecer muy sencillas, la posibilidad de combinarlas entre sí aumenta su efectividad.

Una vez dominados los diferentes tipos de cortes que existen al momento de trabajar con las vendas neuromusculares, es necesario tener en claro las técnicas correctivas básicas que son empleadas según la dolencia o lesión que se quiere tratar.

Técnica muscular

Su función principal es motivar la relajación o tonificación del músculo. El resultado dependerá de cómo sea aplicada la venda. En caso se busque relajarlo será necesario que primero se adhiera uno de los extremos a la parte más distante del miembro hacia la zona proximal. Mientras que para la tonificación es en sentido opuesto. En ambos casos, el vendaje se aplica sin estirarse. De este modo, la retracción del material elástico irá en dirección del punto inicial que fue adherido.

Esta técnica es indicara para deslizar la capas subcutáneas y activar los receptores locales. A través de la tensión que es producida es capaz de trasmitir estímulos en el tejido conectivo que corresponde a las fascias, tanto a nivel superficial como en las capas más profundas.

Técnica de corrección de espacio

Es utilizada en casos de dolor agudo y crónico, especialmente en zonas que presentan lesiones reincidentes. Su objetivo es la descomprensión local de los tejidos, mediante una tensión de la venda que oscila entre el 25% y 35%. Los cortes que se utilizan son en forma de estrella o asterisco, enfocando la tensión en el centro, mientras que los anclajes se ubican sin estirarse.

A través de los pequeños pliegues cutáneos que son provocados al contraerse el tape se consigue liberar la presión en las terminaciones nerviosas, generando un efecto analgésico. Asimismo, se aumenta la circulación sanguínea y se eliminan las sustancias que originan la irritación. Esta técnica es muy empleada en el ámbito deportivo, porque resulta de gran ayuda para quitar el dolor de una manera rápida. También suele ser usada en el tratamiento de cicatrices.

Técnica linfática

Su aplicación está relacionada al corte de abanico, que gracias a sus diferentes ramificaciones permite distribuir mejor el estímulo, abarcando totalmente la zona afectada. Esta técnica es indicada para la eliminación de líquidos que se acumulan en el espacio intersticial, tal como ocurre en el caso los edemas y otras clases de inflamación. Es importante que el anclaje, tanto al principio como al final, sea aplicado sin tensión. En cambio, se debe estirar levemente la piel utilizando los dedos, y evitando que la venda se expanda más del diez por ciento.

Cabe mencionar que es especialmente útil para tratar hematomas, ayudando en la liberación de la sangre que se ha acumulado como consecuencia de la rotura de los vasos capilares. Esto puede ser causado por golpes de gran fuerza o contusiones.

Técnica del ligamento y del tendón

Ambas técnicas tienen un campo de acción similar, siendo empleadas para estimular los mecanorreceptores y provocando un efecto propioceptivo. Esto se consigue aprovechando al máximo la capacidad elástica del kinesiotape, aplicando hasta un 100% de tensión mientras son adheridos.

En el caso de la técnica del ligamento, los vendajes neuromusculares sirven para tratar los esquinces, permitiendo llevar a cabo el proceso de auto-curación sin limitar el movimiento de las articulaciones, y no generando adherencias. Básicamente consiste en utilizar la venda como un reemplazo para el ligamento, evitando que se fuerce más de lo debido y se pueda recuperar.

Mientras que la otra técnica es aplicada en caso de tendinitis, donde no necesariamente existe inflamación pero puede presentarse una degeneración secundaria. Las vendas se encargan de relajar los tendones, muchas veces exigiendo varias sesiones para conseguir mejores resultados, dado que son más duros en comparación a los tejidos musculares.

Técnica mecánica o funcional

Bastante utilizada en la terapias dedicadas a la corrección de postura y para las personas que presentan una pronación o supinación excesiva en los pies. Para remediar estos problemas los vendajes neuromusculares se encargan de apoyar las articulaciones, permitiendo alinear los ejes de movimiento sin interferir con su rango de acción. Esto es posible al aplicarlos con una tensión que oscila entre el 50% y 75%.

La técnica tiene como objetivo modificar levemente la posición en la que se encuentran los huesos. Sin embargo, esto no significa que corrige la postura errónea de determinada parte, sino que mediante la generación de incomodidad al momento de realizarla, la persona de manera inconsciente poco a poco la va corrigiendo por su cuenta.

Técnica de corrección fascial

En esta técnica se suelen emplear vendas cortadas en forma de “Y”, sin ejercer tensión en los anclajes. El resto de la venda es adherido de manera alternante en intervalos cortos, creando pequeñas ondulaciones hacia la dirección que mejor se acomode a la zona afectada. Para determinar la orientación es recomendable realizar movimientos suaves con las manos, hasta encontrar la posición que brinde mejores resultados.

Tal como ocurre con la técnica de corrección de espacios, resulta de gran ayuda en el tratamiento de cicatrices, pero también puede ser utilizada para reducir los síntomas que son propios de los hematomas. Esto es posible gracias a su capacidad para interactuar con el tejido conectivo según sea conveniente.

Técnica segmental

Está basada en la relación que existe entre las diferentes estructuras que componen el cuerpo humano, las cuales se pueden clasificar en cuatro grupos dependiendo su naturaleza. De la parte más externa al interior del organismo, en primer lugar está el dermatoma, que corresponde al área de la piel y los nervios cutáneos. Luego se encuentra el miotoma, que es el conjunto de tejidos musculares. Mientras que el viscerotoma, tal como su nombre indica, reúne a las vísceras, los órganos y las glándulas. El último grupo consiste en el esclerotoma, donde se hallan las articulaciones, los ligamentos y los huesos.

Como todas las partes del organismo envían información a través del sistema nervioso, es posible que mediante las vendas neuromusculares se ejerzan estímulos desde la piel hasta las estructuras más profundas, utilizando diferentes cortes y una o más de las técnicas antes detalladas. Dada sus implicaciones, es la técnica más debatida y se siguen realizando estudios sobre su efectividad.

En conclusión, no cabe duda el kinesiotaping es uno de las terapias alternativas con mayor potencial dentro de la fisioterapia. Además, cabe destacar la posibilidad de combinar distintas técnicas para complementar sus efectos y conseguir mejores resultados, aunque para esto es muy importante que el médico, o especialista encargado de llevarlas a cabo, previamente haya analizado la zona afectada, así se podrá proceder con mayor seguridad.

Tratamientos según las partes del cuerpo

Utilizando las diferentes formas en las que se pueden cortar los vendajes neuromusculares, así como las técnicas que siguen siendo desarrolladas, es posible tratar una serie de lesiones, enfermedades y dolencias. Aunque no existen evidencias científicas sobre la efectividad del kinesiotaping, no cabe que innumerables personas han experimentado sus efectos positivos. Pensando en esto, a continuación detallaremos qué partes del cuerpo son las más beneficiadas, y de qué forma se pueden conseguir los mejores resultados.

Tratamiento para los hombros

Hay muchas lesiones que se pueden experimentar en la zona de los hombros, siendo las más comunes aquellas que están relacionadas con el manguito de los rotadores, que corresponde a una serie de músculos y tendones que están encargados de brindar estabilidad. De este modo, algunas personas presentan inflamaciones como la tendinitis, causada por mantener el brazo en una misma posición por demasiado tiempo, tal como ocurre en algunos trabajos y actividades diarias, o en la práctica de deportes donde existen situaciones similares; dígase el tenis, béisbol, levantamiento de pesas, etc. Por otro lado se encuentran los desgarros parciales, que también permiten un tratamiento mediante el uso de vendas neuromusculares.

tratar hombros con kinesiotape

 

En cualquiera de los casos antes mencionados, el mejor corte que se puede emplear es en forma de “I”, que abarque desde el músculo piramidal del supraespinoso, ubicado cerca al comienzo del cuello en la parte de la espalda, hasta los deltoides en sus fascículos medios. Mientras que una segunda venda de la misma forma puede ser utilizada como soporte en la región acromioclavicular, creando una especie de cruz en la zona superior del hombro.

En caso el paciente esté experimentado demasiado dolor, es recomendable aplicar una tercera tira utilizando la técnica de corrección de espacio. Esta combinación ha demostrado tener mejores resultados en comparación al uso de una sola tira en la zona del supraespinoso, generando con mayor rapidez un efecto analgésico y activando el proceso de auto-curación en los tejidos musculares.

Tratamiento para las rodillas

Las rodillas representan una de las zonas más vulnerables del cuerpo humano, dado que en cualquier tipo de actividad están encargadas de soportar el peso, siendo más propensas a sufrir lesiones en el caso de deportistas y atletas, dadas las exigencias implícitas de sus actividades. Por tanto, no sorprende que existan varios tratamientos en la fisioterapia para tratar sus problemas, y el kinesiotaping no es la excepción.

tratamiento de rodillas con vendas neuromusculares

En el caso de inflamaciones leves y en las que se presentan edemas o rubor, la técnica más indicada es la de tipo linfático, pues permite drenar los líquidos que se acumulan en el espacio intercelular. Para conseguir mejores resultados se tienen que utilizar dos cortes tipo abanico, cuyas ramificaciones deben corresponder al espacio de la rodilla estando flexionada en noventa grados. Asimismo, como mínimo tienen que existir cuatro anclajes por cada venda, siendo muy importante que las terminaciones sean redondeadas.

Lo ideal es que los extremos sean situados sin aplicar ninguna tensión en la zona posterior de la rodilla, para ser más exactos, en el músculo gastrocnemio. A partir de este punto solo será necesario deslizar cada venda, con la posibilidad de entrecruzarlas o aplicarlas independientemente. Como se trata de la técnica linfática, los tapes no deben estirarse, y dentro de lo posible, en caso se apliquen cruzados, es recomendable que exista una simetría entre las aberturas que se vayan formando.

Tratamiento para lA zona lumbar

Entre los problemas más frecuentes que se presentan a partir de los 45 años está el dolor lumbar, que aparece en la parte baja de la espalda, correspondiendo a las vértebras lumbares en la espina dorsal. Esta patología es de tipo crónico y trae serias complicaciones en la movilidad del paciente, abarcando desde la zona de las costillas posteriores hasta los glúteos, e incluso comprometiendo a las extremidades inferiores en algunos casos.

El noventa por ciento de los dolores que aparecen en la zona lumbar es producto de alteraciones biomecánicas, estando relacionadas a la presencia de traumatismos, como pueden ser los esquinces o las torceduras. Esto quiere decir que las personas que practican deportes o son aficionadas al fisicoculturismo también son propensas a manifestar esta clase de dolencias.

Aunque suelen tratarse de dolores transitorios, pueden extenderse más allá de dos meses en algunos pacientes, los cuales terminan siendo tratados con antiinflamatorios y analgésicos químicos que tienen efectos colaterales en otras partes del cuerpo. Entonces, la mejor alternativa resulta ser la aplicación de vendas neuromusculares, utilizando tanto la técnica linfática como la mecánica.

El modo de aplicación consiste en ubicar dos cortes de abanico en la parte inferior de la espalda, los cuales deberán ser adheridos sin ejercer tensión y en orientación vertical. Ambos tienen que situarse en paralelo para cubrir la zona que corresponde a las vértebras sacras. Asimismo, es muy importante que no se formen arrugas mientras se deslizan los vendajes, que tienen que ser simétricos para evitar descompensaciones en los procesos internos.

Por otro lado, cabe mencionar que una vez pasada la etapa de dolor agudo, también se pueden utilizar tiras en forma de “I”. Este tipo de corte brindará una tensión uniforme para activar el sistema de auto-curación en la zona dañada. En este caso, es aconsejable colocar una segunda venda similar en el lado opuesto donde no se presenta malestar, con el objetivo de prevenir posturas incorrectas causadas por la incomodidad.

Tratamiento para la zona abdominal

Cuando se busca brindar apoyo para tratar los dolores lumbares, o en caso sea necesario reforzar la zona abdominal, la mejor opción es la aplicación de tiras en forma de “I”. La técnica a utilizarse en estos casos será la de corrección mecánica, con una tensión máxima del 75%, pero nunca por debajo del 50%. Hay tres posibilidades al momento de adherir las vendas neuromusculares:

  • La primera, y quizá la más empleada hoy en día, consiste en colocar una sola tira en posición horizontal, justo por debajo del ombligo. Para mejores resultados es recomendable que el paciente permanezca de pie durante el procedimiento. Asimismo, la tensión debe estar enfocada en la parte central del tape, que debe adherirse primero para luego ubicar los anclajes sin ser estirados.
  • La segunda posibilidad implica la misma postura y forma de aplicación, pero la persona debe ejercer tensión abdominal antes de proceder con el pegado de los anclajes. Esta variante también ofrece buenos resultados y genera un mayor efecto de relajación.
  • A diferencia de las anteriores, que están enfocadas a brindar apoyo en el tratamiento de la zona lumbar, la tercera tiene como objetivo potenciar el recto mayor o la porción caudal en el abdomen. Para conseguirlo, se deben aplicar dos tiras en forma de “I” de manera vertical y en paralelo, desde la parte superior de la ingle hasta el comienzo de los músculos pectorales. El sentido al colocarlas depende de la función que se busca potenciar.

Todas estas aplicaciones son especialmente útiles en el ámbito deportivo, ya que ofrecen soporte para los abdominales y reducen el impacto que es percibido por largos periodos de movimiento. Por otro lado, es una manera eficaz de brindar estabilidad para la zona inferior de la columna vertebral.

Tratamiento para la planta de los pies

Uno de los principales inconvenientes al tratar la inflamación que se produce en la planta de los pies con las vendas neuromusculares, es que se suelen utilizar cortes en forma de abanico, los cuales tienen grandes beneficios para tratar las estructuras de tejido conectivo, pero que son poco resistentes a los constantes roces que se producen a causa del movimiento. De este modo, la duración de la aplicación puede perder efectividad con el paso de las horas.

Para solucionar estos problemas, actualmente se están implementando métodos coreanos que no ubican los anclajes en la parte inferior del pie, sino que optan por alargarlos hacia el empeine y a través de las aberturas que existen entre los dedos. Para conseguir esto, primero se adhiere un extremo de la venda en la parte del talón, deslizando el resto del material sin ser estirado. Es importante mencionar que para evitar pliegues que generen incomodidad al momento de apoyar el pie, se pueden cortar los anclajes según la separación de los dedos.

vendas musculares para la planta de los pies

Con el objetivo de reforzar la tensión de las vendas en abanico también es posible adherir una o dos tiras en forma de “I” rodeando el empeine y asegurando los anclajes. Para esto es necesario utilizar la técnica de corrección de espacio, con una tensión promedio del 30% y liberando la presión que está sufriendo las terminaciones nerviosas. Esto último trae consigo un efecto analgésico que facilita el movimiento del paciente.

Aunque se trata de un método un poco más complicado que el convencional, muchos fisioterapeutas lo prefieren por los buenos resultados que ofrece. Además, tal como mencionamos al principio, permite que las tiras en abanico duren más tiempo y no se vean afectadas por los roces.

Tratamiento para la zona posterior de los muslos y piernas

En deportes como el fútbol, donde los miembros inferiores están constantemente expuestos a lesiones y el exceso de movimiento genera espasmos musculares e incluso microroturas fibrilares, el kinesiotaping se convierte en la mejor alternativa para llevar a cabo un tratamiento en tiempo real sin interferir con el movimiento de la persona.

Las vendas tienen el objetivo de  controlar la contracción involuntaria que se está produciendo en el músculo, pero también sirven para brindar un efecto analgésico en la parte de los bíceps inferiores, ayudando a lidiar con el dolor durante la fase aguda. La forma en que se consigue esto es mediante la técnica de corrección muscular y utilizando dos cortes en “I”, los cuales serán adheridos respectivamente en el bíceps crural y el músculo semitendinoso.

Para obtener mejores resultados es muy importante que primero se adhieran los anclajes en el dorso de las rodillas, deslizando las vendas hacia la zona superior del muslo. Durante el proceso, es necesario que el paciente realice una flexión de tronco. Asimismo, como se está empleando la técnica muscular, el vendaje debe ser aplicado sin estirarse, solo de este modo se podrá garantizar el desplazamiento de las capas subcutáneas y la activación del tejido fascial.

Una vez colocadas ambas vendas, se puede proceder con la aplicación de una o dos tiras en forma de “I” que previamente hayan sido cortadas para crear dos aperturas. Este tipo de cortes es ideal para favorecer el drenaje linfático, no debiendo exceder el 75% de tensión sobre el material. A diferencia de los vendajes anteriores, que son colocados usando la técnica muscular, estas tiras cumplen una función de corrección mecánica. Además, tiene un efecto analgésico, que resulta de mucha ayuda en caso se haya producido alguna clase de inflamación.

La combinación de ambas técnicas es sumamente efectiva y fácil de llevar a cabo, siendo indicada para tratar lesiones isquiotibiales, En ambos cortes es recomendable redondear los bordes de los anclajes, evitando que se despeguen y aumentando su duración.

Tratamiento para las vértebras cervicales

En la parte superior de la columna se encuentra la región cervical, donde existen siete huesos que hacen posible la movilidad del cuello. Cuando se presentan problemas óseos o musculares en esta zona, aparecen los dolores conocidos como cervicalgias, que pueden traer una serie de complicaciones para la persona, dado que en prácticamente cualquier situación es necesario mover la cabeza.

kinesiotape para cervicales

El tratamiento de las vértebras cervicales mediante el uso de vendajes neuromusculares tiene varios objetivos, entre los cuales cabe destacar el alivio del dolor y la recuperación de la articulación. Asimismo, es muy importante que las técnicas empleadas sean capaces de tonificar y relejar los músculos, recuperando el equilibrio a nivel biomecánico.

Tomando en cuenta que las cervicalgias suelen estar relacionadas al deterioro de los tejidos y a la artrosis que se puede manifestar en la columna vertebral, la mayoría de casos son esencialmente crónicos. Pensando en esto, es necesario que el tratamiento se lleve a cabo en varias etapas. Para todas ellas una de las técnicas más efectivas es la muscular, utilizando vendas con cortes linfáticos que tengan ondulaciones. Este tipo de tiras brindarán un efecto analgésico, ayudando a la activación de los receptores locales e incrementando el drenaje de la zona.

Otra técnica que es de gran ayuda es la mecánica o funcional, dado que se aplican los vendajes con una tensión que va desde el 50% hasta el 75%, siendo perfectos para corregir la postura mientras se ofrece apoyo a las articulaciones. Además, de este modo se puede liberar la presión cérvico-craneal.

Para poder combinar ambas técnicas es necesario utilizar dos tiras en forma de “I”, que deberán ser cortadas en uno de los lados para crear una serie de pequeños triángulos huecos. Luego, al momento de aplicarlas desde la nuca hasta la parte media de la espalda, es importante que estas aperturas se entrecrucen entre sí para estimular adecuadamente las vértebras.

Tratamiento para los tobillos

La zona del tobillo es quizá una de las partes del cuerpo más estudiadas por el kinesiotaping, existiendo varios métodos para el tratamiento de lesiones, dolores y otros malestares que se presentan. El más simple consiste en colocar una sola tira en forma de “I” de manera vertical, abarcando los ligamentos laterales externos y pasando por la fascia plantar. Esto brinda estabilidad al tobillo y ejerce un estímulo constante para la curación de esguinces y otros tipos de torceduras.

No obstante, dada la gran versatilidad de las vendas neuromusculares y la posibilidad de adherirlas una encima de otra para tener mejores resultados, actualmente es muy común utilizar hasta cuatro vendas para ofrecer un mayor soporte. Esto representa un recurso sumamente valioso en el ámbito deportivo, especialmente para las personas que practican fútbol, básquet, atletismo, u otro deporte que demande bastante movimiento.

Todas las tiras a emplearse son cortes en “I”, utilizando la técnica del ligamento para activar el proceso de auto-curación sin interferir con la movilidad del paciente. La primera es aplicada de la misma forma que en el tratamiento más básico, el cual explicamos al inicio. Luego se procede a colocar una segunda tira en forma diagonal recubriendo el dorso del tobillo y la parte más próxima de la planta, reforzando el vendaje anterior.

El tercer tape debe ser adherido en forma opuesta al segundo, ejerciendo tensión sobre el ligamento deltoideo, y creando una “V” simétrica en los lados laterales del pie. Finalmente, la cuarta tira se encarga de recubrir el tendón calcáneo, ofreciendo el máximo soporte en conjunto con las anteriores y previniendo que el tobillo se vuelva a lastimar. Es muy importante que en todos los casos se apliquen las vendas sin estirarse, brindando apoyo a los ligamentos y ejerciendo una tensión que debe oscilar entre el 50% y el 75%.

Tratamientos usando la técnica segmental

A diferencia de los métodos convencionales, donde se busca que las kinesiotapes abarquen partes específicas de la piel para actuar en los músculos, los tratamientos que emplean la técnica segmental tienen como objetivo influir en los órganos internos. Esto es posible gracias a la conexión que existe entre las diferentes estructuras que conforman el cuerpo humano, las cuales transmiten información a través del sistema nervioso.

De este modo, las vendas neuromusculares son capaces de estimular el tejido subcutáneo e influir de manera beneficiosa en el organismo. Dependiendo la zona donde sean aplicadas se pueden tratar diferentes tipos de patologías y malestares, haciendo necesario conocer qué procedimientos son los que han dado mejores resultados.

Tratamiento de las hemorroides

Según los mismos principios que son utilizados en la acupuntura, es posible tratar los problemas que se presentan en los intestinos grueso y delgado mediante la estimulación de la región cervical de la columna vertebral. La zona donde debe aplicarse las vendas neuromusculares corresponde a las vértebras C7, C8 y D1.

Una vez encontrado el punto exacto con ayuda de los dedos, se recomienda llevar a cabo la técnica de corrección de espacio, enfocando la tensión en el centro, en lugar de los anclajes. La forma que se busca conseguir es la de un asterisco, ubicando tres tiras con un estiramiento del 25%. Asimismo, es aconsejable que el tratamiento se extienda durante tres días consecutivos.

La primera venda que debe colocarse es en orientación horizontal, tomando como referencia las prominencias óseas de las vértebras inicialmente mencionadas. Para facilitar este proceso es conveniente que el paciente flexione el cuello inclinando la cabeza hacia adelante. En esta posición se puede proceder y adherir el vendaje en forma de “I”, mientras que los dos siguientes deben crear una “X” en función del primero.

Básicamente consiste en un tratamiento sencillo, donde se complementan los estudios sobre los nervios cutáneos con los conceptos orientales que los relacionan con los meridianos del vaso gobernador. Como el método del kinesiotaping es de origen japonés, es bastante habitual la integración de principios que corresponden a la medicina natural y alternativa.

Tratamiento para casos de estreñimiento

Las alteraciones en el ritmo bilógico de evacuación son uno de los problemas más comunes cuando no existe una alimentación balanceada, algo que se ha convertido en unos de los principales problemas en la sociedad moderna. Esto puede traer una serie consecuencias en el organismo, dado que la limpieza intestinal es imprescindible para eliminar las toxinas que afectan la salud de la piel y otras partes del cuerpo. Pensando en esto, las vendas neuromusculares pueden ser utilizadas para estimular el intestino grueso y combatir el estreñimiento.

El tratamiento consiste en situar a la persona echada boca arriba, con los miembros superiores e inferiores estirados. En esta posición se procede a colocar tres vendajes en forma de “I” en la zona del abdomen, creando una “U” invertida de derecha a izquierda. La técnica a utilizarse es la de tipo muscular, sin ejercer tensión sobre las cintas.

Es importante que el paciente inhale la mayor cantidad de aire posible mientras se adhiere la primera tira, ubicando el anclaje en la parte superior de la ingle hasta por debajo de la décima costilla. La segunda tira es aplicada en forma horizontal, comenzando donde acaba la anterior. La tercera tira debe ser adherida empleando el mismo método que la primera, solo invirtiendo la orientación al momento de deslizar el material sobe la piel.

Cabe mencionar que, según los principios de la cromoterapia, el color más adecuado para este procedimiento es el blanco, que permite relajar de una manera más efectiva el intestino grueso, influyendo positivamente en las diferentes secciones que conforman el colon.

Tratamiento según los trayectos energéticos

En los últimos años se han registrado resultados muy interesantes al utilizar el método del kinesiotaping con la aplicación de principios propios a la medicina tradicional china, como el concepto de los meridianos, también conocidos como trayectos energéticos. De este modo, se pueden llevar acabo tratamientos sobre la vesícula biliar y el intestino delgado a través de la colocación de vendas en la parte anterior del oído.

El procedimiento consiste en adherir vendas en corte de “Y”, con una longitud aproximada de cinco centímetros, desde la base de la oreja y deslizando la tira hacia el lóbulo. Mientras que el anclaje final es ubicado en la zona posterior, sin ejercer tensión. De este modo, se abarcan los tres puntos que corresponden, según los trayectos energéticos, a la vesícula biliar y el intestino delgado.

No cabe duda que se trata de un tratamiento muy interesante, que utiliza los mismos principios de la acupuntura para llevar a cabo aplicaciones que poco a poco se van haciendo más populares, a pesar de que los métodos convencionales no las relacionan a nivel anatómico ni biomecánico.

El kinesiotaping en la pediatría

El uso de vendajes neuromusculares ha tenido una gran acogida en el tratamiento de niños, gracias a las diferentes posibilidades fisioterapéuticas que ofrecen y la amplia variedad de técnicas disponibles. Esto ha permitido que sea objeto de estudio en el campo de la pediatría, donde  los especialistas constantemente están desarrollando nuevos métodos y aplicaciones.

 

uso de kinesiotape en pediatria

Es muy importante tomar en cuenta que estas vendas fueron diseñadas tomando como referencia la piel de un adulto promedio, buscando imitar la misma densidad y capacidad elástica. En cambio, la piel de los niños no comparte las mismas propiedades, teniendo menos espesor y siendo más sensible a los estímulos cutáneos. De este modo, es necesario adaptar las técnicas convencionales a sus características anatómicas y fisiológicas.

Por otro lado, dada la sensibilidad antes mencionada, se suelen realizar pruebas para determinar si existen reacciones alérgicas frente al material. Esto se consigue mediante la aplicación de una pequeña venda en la zona del abdomen o en la parte inferior de la espalda, por un periodo de entre cuatro a cinco días. En caso no se presentan complicaciones, se puede comenzar con el tratamiento que se haya elegido.

Las técnicas pediátricas que se han desarrollado dan énfasis a los métodos minimalistas, evitando producir una sobrecarga en la estimulación sensorial. Esto tiene la gran ventaja de permitir crear una tolerancia natural a los vendajes neuromusculares. Mientras que los niños se sienten más predispuestos a utilizar este tipo de vendas en comparación a las convencionales, dado que no limitan su movimiento y los colores llamativos que poseen llaman su atención.

Entre las patologías que se han conseguido tratar mediante los kinesiotapes cabe destacar los trastornos musculares y ortopédicos,  como la tendinitis, los problemas de postura, la disfunción femoropatelar, los esquinces, y la escoliosis infantil. En todos los casos resulta imprescindible emplear la mínima cantidad de vendas y aplicarlas con poca tensión.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.